La vitamina A y el ejercicio

La vitamina A es una vitamina soluble en grasa. Cubre varios otros compuestos solubles en grasa tales como retinol, retinal y el ácido retinoico. En grupo, estos compuestos son conocidos como retinoides, aunque el componente más abundante del término vitamina A es el retinol.

La vitamina A y el ejercicio

Los precursores de la vitamina A son los carotenoides (más comúnmente el beta-caroteno). El término retinoide se refiere a cualquier compuesto que es estructuralmente similar a la retina (aldehído), retinol (alcohol), o cualquier otra sustancia que exhibe actividad de vitamina A.

El uso principal de la vitamina A en el cuerpo es para asegurar una buena visión, especialmente por la noche.

Sin embargo, estudios más recientes han descubierto que la vitamina A desempeña un papel clave en la interacción con los genes para regular el crecimiento y la diferenciación celular.

Otros usos de la vitamina A incluyen el tratamiento de las úlceras, propiedades antioxidantes y la función del sistema inmunológico. Aunque hace falta más investigación al respecto, se considera que también puede ayudar en ayudar condiciones ginecológicas y reducir la dificultad respiratoria de un bebé durante el embarazo, mediante la administración de la vitamina a la madre.

Se ha demostrado que los carotenoides, específicamente el beta-caroteno, poseen propiedades antioxidantes. Este precursor de la vitamina A se considera el “extintor” más eficiente de la quema de oxígeno en el cuerpo. Sin embargo, las propiedades antioxidantes pueden ser perjudiciales para el cuerpo.

Los carotenoides pueden sufrir oxidación, dejando subproductos en los pulmones y la sangre arterial. Esto puede resultar en daño oxidante adicional y el crecimiento de tumores en fumadores activos o pasivos, o expuestos a humo de automóviles.

En el tema de la vitamina A y el ejercicio, además de consumir todas las vitaminas y minerales para el bienestar general, no hay evidencia concreta que apoye que los suplementos de la vitamina den un beneficio real en el rendimiento deportivo.

Se han realizado estudios abordando el posible papel que tiene el beta-caroteno en la prevención del daño muscular, en la investigación de la vitamina A y el ejercicio. Desafortunadamente, los estudios incluyeron la vitamina A como parte de una mezcla de antioxidantes.

En otro estudio, las mezclas de antioxidantes redujeron las marcas de estrés oxidante durante el ejercicio, pero no antes o después de la sesión de ejercicio. El uso de este tipo de mezclas hace que sea difícil evaluar los efectos de la vitamina A y el ejercicio en la oxidación de los lípidos.

La evidencia acerca del beta-caroteno ha demostrado en ocasiones efectos perjudiciales en algunos temas. Este conjunto de pruebas han llevado a la recomendación de que aquellos que realizan ejercicio deben abstenerse de la administración de suplementos de beta-caroteno.

Existen estudios que sugieren que, en el consumo de la vitamina A y el ejercicio, esta juega un papel en la mejora del rendimiento en el ejercicio o la prevención de la peroxidación lipídica. Debido a la capacidad de la vitamina para reparar daños en el tejido muscular, se cree que puede ayudar en su recuperación.


Deja un comentario

free contadores